EL EJÉRCITO Y SU REFLEJO EN LA BÉTICA

 

1.- EL EJERCITO ROMANO ( BREVE RESUMEN CRONOLÓGICO).

Su génesis se remonta a los propios orígenes de Roma (hacia 594 a.C.).Tito Livio, autor romano del s.I a.C. dejó una descripción de aquella clasificación que distribuía a los ciudadanos romanos en centurias. Tal clasificación respondía a una combinación de tres criterios diferentes: la categoría social de las clases enumeradas de la 1a a la 5a según la capacidad económica de cada una de ellas, que se expresaban en ases y por último la asignación de un número de centurias a cada una de las clases. Estas centurias se caracterizaban además por su equipamiento militar que sería diferente en cada caso.
El ejército aristocrático: en este ejército centuriado, la legión romana fue una función primordial de la aristocracia.
El ejército popular: la estructura del ejército republicano cambió a finales del s.II a.C. con la incorporación de un nuevo grupo de ciudadanos, los llamados proletarii ( ciudadanos sin recursos suficientes).
De la república al imperio: en la primera guerra civil romana, se introdujeron nuevas tácticas en la organización legionario romana.
Legiones imperiales un número creciente: Octavio se convirtió en el mayor jefe militar de la historia de Roma con unas 50 legiones a su cargo, pero el reto ahora era mantener a este gran ejército a expensas del estado. Por eso Octavio no dudó en conservar solo 28 legiones que habían sido fieles.
Las fronteras del imperio: el ejército tuvo su gran importancia en estas ya que se construyeron instalaciones militares con el fin de impedir la penetración de los bárbaros hacia el interior del imperio.
De la expansión a la crisis: en el s.II las fronteras eran amuralladas desde el Rin hasta el Danubio, aunque los bárbaros muchas veces burlaban estos obstáculos, y en la frontera oriental otros pueblos estaban al acecho.
La estructura del ejército.

2.- LA ESTRUCTURA DEL EJÉRCITO:

 En la época de Trajano estaba organizada en once legiones que controlaban el territorio entre Viene y el Mar Negro. Cada legión estaba dividida en diez cohortes, al frente de cada una de ellas se hallaba un prefecto. A su vez, cada cohorte compuesta por tres manípulos, dirigidos cada uno de ellos por un signífero, portador de la enseña de su unidad.
Cada manípulo era integrado por dos centurias mandadas por un centurión y formadas por un número de hombres que habitualmente era de sesenta. Un legado, que ejercía su función durante un año, se hallaba al frente de la legión, cuyo estado mayor estaba formado por seis tribunos militares. La legión además, contaba con el apoyo de entre ciento veinte y trescientos caballeros.

3.- ARMAS Y ARMADURAS.
Armadura corporal: Existían tres tipos de armadura corporal: de malla, de escamas, y de placas. Algunas de estas medían más de 4 cm. de longitud y 1 mm. de grosor. Se solapaban de tal manera que la armadura tenía en todos sus puntos un grosor de dos escamas.

Las armas: El escudo (scutum) estaba hecho con tiras de madera encoladas ( como un contrachapado de tres
capas) y recubiertas de cuero o fieltro. Medía aproximadamente un metro y pesaba unos seis kilos.
La daga era un arma corta , con hoja puntiaguda de unos 25 centímetros de longitud. Se llevaba en vaina de madera, condecoraciones de bronce.
Otra arma era la espada, de borde recto y unos 40-50 cm de longitud de hoja, era guardada en una vaina, con dos centuriones y un faldellín con tiras de cuero que colgaba por delante.
Y por último nos encontramos con la jabalina pesada que junto con la espada corta formaba una combinación perfecta. La jabalina era un arma eficaz ya que ningún ejército podía mantener su empuje y su formación bajo una lluvia de jabalinas.

 

4.- EL CAMPAMENTO:

EL CAMPAMENTO
Los legionarios tras cortar los árboles y desbrozar el terreno, cavaban un foso de tres metros y medio de anchura, dos y medio de profundidad, y casi un kilómetro de longitud, amontonando tras él la tierra para formar un terraplén.
Cada centuria se encargaba de cavar una sección del foso, que era inspeccionada y medida por los centuriones. A cada soldado se le asignaba una tarea, que cumplía sin rechistar. Unos arrancaban la hierba, otros cavaban las zanjas y les pasaban la tierra extraída a los que levantaban el terraplén.
Para realizar estas excavaciones utilizaban picos y capachos de mimbre. La caravana de intendencia se instalaba tras las fortificaciones, donde quedaría protegida en caso de ataque. El foso y el terraplén formaban parte del sistema frontal de defensas del campamento. Una vez terminados, empezaban a trabajar en las defensas laterales. Cada legionario llevaba dos estacas puntiagudas, que se clavaban en lo alto del terraplén para formar una empalizada. Probablemente, las fortificaciones quedaban terminadas en dos horas. Se ponían centinelas en el terraplén y en los puntos más importantes del campamento. Una cohorte- unos 500 hombres- se encargaban de la vigilancia fuera del campamento. Los legionarios empezaban entonces a levantar las tiendas. El campamento estaba diseñado como un pueblo, y las zonas principales se marcaban con banderas. El punto con más visibilidad se reservaba para la tienda del general ( praetorium), y todo el resto del campamento se orientaba con respecto a él. El campamento tenía dos "calles" principales: la vía praetoria y la vía principalis. La vía praetoria atravesaba el campamento de delante hacia atrás pasando por el praetorium, como su nombre indica. La vía principal lo atravesaba de lado a lado, cruzándose con la praetoria delante de la tienda del general. De este modo, el campamento quedaba dividido en cuatro sectores.
A cada legión se le asignaba una sección del campamento, que los supervisores dividían mediante una cuadrícula rectangular. Cada centuria disponía de una extensión aproximada de 36x10 metros. Las posiciones de las centurias eran siempre las mismas, de modo que los soldados sabían exactamente donde instalar sus tiendas. La tienda del general se montaba la primera; luego se iban levantando la de los mandos superiores y después las de los centuriones. Por último, los legionarios montaban sus propias tiendas. A fin podían descansar y preparar la cena.

(Departamento de Latín del I.E.S. "Fuente de la Peña" en Jaén)

 

PÁGINA ELABORADA POR LAS ALUMNAS

Víctor A. Castrillón Londoño

Mº Ángeles del Moral Fernández

(Curso 2003/04)